Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

odns
Inicio La organizacion Editorial

Editorial

Sí, nosotros creemos en la fuerza de tu pequeña semilla en nuestros corazones que da el 100 por cada 1

 

La ODNs necesita urgentemente vuestra ayuda para los proyectos humanitarios de la Compañía de María de Nuestra Señora cuya financiación no está totalmente resuelta a día de hoy, a pesar de que algunos de vosotros ya habéis contribuido con donativos, por los que os estamos muy agradecidos.   Todavía faltan las siguientes cantidades para los proyectos que se organizan en Francia:

-        86.000 € para el colegio MOBOKOLI en Kinshasa (República Democrática del Congo)

-         8.000 € para Santa María de Fe (Paraguay)

-        Únicamente están cubiertos los gastos correspondientes a 15 niños de los 300 que están inscritos en el colegio de Nueva Vida (Nicaragua).

Como podréis imaginar… ¡nuestro llamamiento es urgente e importante!

¿Podemos contar con vuestra generosidad?

Os recordamos que los donativos que realicéis permiten desgravar impuestos si así lo deseáis.

Os damos las gracias de antemano a todas las personas que podáis hacer un donativo a través de nuestra página web o enviar un cheque a nombre de “ACIRF ODNs”, 50 rue Roger Radisson, 69005 Lyon.

 

Sí, la ODNs cree en la fuerza de tu pequeña semilla en nuestros corazones que da el 100 por cada 1 

Cada ser lleva en sí mismo una parte de resurrección.

 

 

Seguimos muy emocionados con la elección del nuevo Papa, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, s. j. Con él se inicia una etapa llena de esperanza para la Iglesia. El nombre “Francisco” evoca el espíritu evangélico de su proximidad con los pobres, su identificación con los niños y su compromiso con la renovación de la Iglesia. Nuestro Papa tiene el perfil de un hombre discreto, consagrado al sufrimiento de su pueblo y, sobre todo, de los pobres.

La ODNs celebra su elección y se une a la oración de los jesuitas: 

Dios, que escogiste a tu servidor Francisco I para suceder al jefe de los apóstoles a la cabeza de tu pueblo y representar a Cristo en nuestros días, ayúdale a sostener a todos sus hermanos: Qué asegure la unidad, el amor y la paz, y que toda Iglesia esté en comunión con él.

Dios, Padre Nuestro, dale a tu servidor Francisco, que escogiste para guiar a tu pueblo, la luz y la fuerza de tu Espíritu en su misión al servicio de tu pueblo; así la Iglesia, fiel a su misión, compartirá siempre el gozo y la esperanza de la humanidad, y se revelará el fermento en el mundo y alma del mundo para transformarlo y convertirlo en tu familia.