Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

odns
Inicio La organizacion Editorial 7

Editorial 7

El encuentro de la Red Educativa de la Compañía de María de Nuestra Señora, que tuvo lugar en Lourdes entre el 8 y el 10 de mayo de 2014, consiguió cumplir su ambicioso objetivo: “Todos actores del encuentro”. “Todos actores” sí, lo somos…

El encuentro de la Red Educativa de la Compañía de María de Nuestra Señora, que tuvo lugar en Lourdes entre el 8 y el 10 de mayo de 2014, consiguió cumplir su ambicioso objetivo: “Todos actores del encuentro”.


“Todos actores” sí, lo fuimos…:


 A esta gran reunión concurrieron 14 centros escolares de la Compañía,  a cuyos miembros era fácil distinguir gracias a los fulares de diferentes  colores que sirvieron para identificar a las distintas ciudades. Más de 900  integrantes de las comunidades educativas, niños, jóvenes y adultos,  padres, alumnos, profesores, educadores, antiguos alumnos… todos  fuimos actores de estos 3 días de encuentro.


Así lo proclamaban los cantos del grupo Sentinelles que, arropados por su orquesta, nos recibieron calurosamente a nuestra llegada junto con los alumnos de Beaumont de Lomagne:

“Todos juntos,
En el espíritu que nos reúne, …
Venidos de todos los horizontes, …
Con un solo corazón,…”

Y la canción seguía así:

“Juntos avanzamos… Y construimos nuestra casa…”

 

 

Y ese era precisamente el objetivo de este encuentro: “construir la casa”, la casa de Nuestra Señora, la casa de la Compañía, pero también la casa de todo el planeta Tierra, ya que entre nosotros se encontraban personas que acudieron en representación de distintos países como Colombia, Paraguay, Camerún y la República Democrática del Congo, entre otros.

Por ello, la presencia de la ODNs en este encuentro estaba justificada, y debía ejercer su papel en favor de la apertura a la solidaridad universal. La ODNs estuvo presente y se sirvió de unos bonitos carteles para hacerse ver y poner énfasis en la importancia que tiene “convertirnos juntos en sembradores de semillas de solidaridad”.

 

Para materializar esta voluntad de implicarse más en el proyecto de la  solidaridad universal, la ODNs y sus voluntarios vendieron unas  pequeñas macetas con semillas de trigo o de flores, guardadas en unos  preciosos saquitos bordados por las mujeres del taller de Santa María de  Fe de Paraguay.

Las semillas que contienen cada uno de los saquitos son ricas en promesas y símbolos:

- Son la simiente de unas plantas de verdad, que van a crecer, creando  un vínculo entre nosotros y la tierra.
 Pero también y sobre todo:
 - Simbolizan el deseo que germina en los espíritus y los empuja a  comprometerse para que crezca la solidaridad entre lo cercano y lo  lejano.

Queremos agradecer sinceramente a Jardin Fleuri y Botanic la donación de estas semillas.

Sirvan estas semillas para dar el ciento por uno e incluso más…

Y que todos, al ver florecer en su jardín o en su balcón estas plantas, símbolo de la riqueza de la tierra y de los hombres, a su vuelta de Lourdes sigan avanzando por el camino de la solidaridad, por un mundo más humano y más justo.