Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

odns
Inicio Acciones y proyectos Proyectos Mejoras estructurales en el “Instituto Infantil San José”.

Mejoras estructurales en el “Instituto Infantil San José”.

Situado en Brasil, en el barrio São Bernardo de los suburbios septentrionales de Belo Horizonte, Estado de Minas Gerais. Actualmente acoge a 146 niños de entre 2 y 6 años de edad.

El edificio que alberga el Centro Social y de Educación de la Compañía de María, denominado “Instituto Infantil San José”, es muy antiguo.

Se ha ido ampliando a lo largo de los años para poder cubrir la demanda creciente de la población en edad preescolar. Se realizó dichas intervenciones sin un proyecto definido previo y sin el apoyo de profesionales especializados. 

En 2015 la Prefectura de Belo Horizonte dejó de financiar al Instituto Infantil San José. Hemos reducido el escalonamiento de los trabajos de adecuación del centro a la normativa vigente, que deberían finalizar en diciembre de 2016.

Pero necesitamos fondos urgentemente para poder finalizar dichos trabajos en el plazo previsto.

 

Sin fondos, peligraría la renovación del permiso de explotación y ese hecho paralizaría las actividades del instituto y supondría un duro golpe para las familias que confían en él.

 

En la década de 1930 el crecimiento demográfico de la región central de Belo Horizonte acarreó el nacimiento de barrios nuevos poblados por gente de la clase obrera.

En la década de 1950 la ruptura de un dique obligó a desalojar a los habitantes de la región, por lo que tuvieron que ocupar terrenos de los suburbios de forma irregular.

En la actualidad el 60% de aquellas familias sigue viviendo en dichos terrenos, en viviendas precarias. Según el censo de 2010 realizado por el IBGE, Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, la región de São Bernardo tenía unos 9.090 habitantes, con un índice medio de calidad de vida muy bajo.


El Instituto Infantil San José acoge a niños de varios barrios de São Bernardo.

Una parte de dichos barrios alberga a familias muy modestas. Vila Aeroporto et Vila São Pedro son considerados barrios de chabolas, sin ninguna infraestructura. Las alcantarillas van a un río que serpentea entre los dos barrios y se inunda con relativa frecuencia, provocando la aparición de enfermedades infecciosas.

Hay muchas chabolas de madera construidas sobre el río. En otros barrios la urbanización ha avanzado. Pero, aún y todo, la mayoría de las familias siguen siendo muy modestas.

 

En general, los niños que asisten al Instituto viven con su madre solamente. La escasez de ofertas de empleo y la falta de cualificación complican su inserción y el acceso a empleos con una mayor remuneración. Y, además, el consumo de drogas aumenta regularmente entre los jóvenes.

 

La finalización del proyecto de adecuación a la normativa vigente es esencial para poder ofrecer una educación de calidad a dichos niños en edad preescolar, en un espacio que les permita realizarse plenamente.

El Instituto intenta promover y conservar los aspectos culturales inherentes a los orígenes de cada familia migrante.

Asimismo, subraya la importancia de los valores con el fin de ayudarles a comprender qué es lo propio y qué se espera en cada tramo de edad. Las educadoras están especializadas en educación infantil y están preparadas para trabajar con niños bajo la coordinación de una especialista en pedagogía que supervisa todo el proceso de aprendizaje de los niños y se reúne con cada educadora una vez por semana.

 

La gestión del Instituto San José es responsabilidad de las Hermanas de la Compañía de María. Una vez al mes se celebra una reunión de formación pedagógica en la que se aplican distintos aspectos de los preceptos de la Compañía.


¡Es un Instituto maravilloso que no puede morir!