Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

odns
Inicio Acciones y proyectos Proyectos Apicultura y ganaderia en el norte de Argentina ...

Apicultura y ganaderia en el norte de Argentina ...

Algunas familias de pequeños productores de San Martín, Posta Cambio Salazar y Fortín Lugones se han agrupado en una asociación para garantizar una seguridad alimentaria básica. Se desarrolla la ganadería y la apicultura, velando por mantener una producción que sea diversificada, técnicamente posible, económicamente viable, ecológicamente sostenible y socialmente justa. Esta asociación está encabezada por unos líderes muy competentes y comprometidos, a pesar de las difíciles condiciones climáticas

Argentina es un país cuyo desarrollo económico depende en gran medida de los monocultivos destinados a la exportación como, por ejemplo, el cultivo de grandes extensiones de soja transgénica y de algodón, utilizando para ello medios costosos y dudosos como los pesticidas a gran escala. Además, este tipo de cultivos empobrece mucho la tierra.

En el norte del país, en la provincia de Formosa, cerca de la frontera con Paraguay, se encuentran San Martín, Posta Cambio Salazar y Fortín Lugones, poblaciones donde viven familias de pequeños agricultores y aborígenes, los pilagás.

El 80% de ellos están en situación irregular, ocupando terrenos sin autorización. Las comunidades de pilagás son los que gestionan las propiedades comunitarias y esto supone un auténtico problema.

El clima es riguroso y los periodos de sequía son intensos, por lo que la cuestión del agua y, por lo tanto, la creación de reservas, es fundamental. Sólo un 50% de la población tiene acceso al agua potable en casa. 

En el año 2013 se realizaron perforaciones para habilitar 17 reservas de agua.

 

Por otra parte, la política social argentina concede ayudas a las madres que tienen 7 hijos o más, lo que tiene graves repercusiones en la vida de las mujeres ya que, de este modo, se fomenta que tengan un alto número de hijos para vivir de dichas ayudas.

Desde hace muchos años, las familias de San Martín, Posta Cambio Salazar y Fortín Lugones (496), se agrupan en una asociación, EDUPOSAN que está encabezada por unos líderes competentes y muy comprometidos a pesar de las difíciles condiciones en las que se tienen que desarrollar su trabajo, i.e., los sueldos que perciben son insuficientes para permitir subsistir a sus familias.

Esta asociación se rige por las exigencias de la Educación Popular (la metodología es participativa, hay delegados de comunidad, las mujeres actúan como punto de referencia, etc.) y participa en las instancias que gestionan las políticas sectoriales, por ejemplo, está vinculada al Ministerio de la Producción.

Actualmente la asociación trabaja en base a 2 estrategias:

1. Diversificar los recursos de las pequeñas explotaciones en contraposición al sistema de monocultivo. Se desarrollan la apicultura y la ganadería, siendo éstas dos actividades adecuadas para la tradición india de los pilagás.


2. Hacer que aumente el número de mujeres que participan en el desarrollo de la región y que éstas ocupen un lugar reconocido.

1.1.  Apicultura

En 2012, se recogieron 20 kg de miel por colmena.


En 2013 podrían haber sido 43 kg, en un total de 340 colmenas, pero la sequía y el frío afectaron a la floración y se perdieron 160 colmenas.


En el año 2014 contaremos con 10 nuevos apicultores que se encargarán de construir 100 colmenas más.

La producción de miel está certificada y reconocida por el comercio justo, la cooperativa la exporta a Alemania, y EDUPOSAN sigue buscando nuevas salidas.
Coste: 13.050,40 €

2.2 Ganadería y forraje


En 2014 está previsto cultivar y recoger 10 ha de sorgo y 20 ha de maíz, trabajando con 20 productores. En ambos casos, la siembra se realizará en febrero para recolectarlos y embalarlos en mayo.

Se organizan talleres para mejorar la calidad del forraje y para conocer mejor las necesidades nutricionales de los animales en función de su edad y de las estaciones.
Coste: 32.481,15 €, lo que incluye el mantenimiento de las reservas de agua y una nueva pala hidráulica.

2.3  Atención a la discriminación positiva de las mujeres

 

La granja de Doña Leña, en la que se mejora la producción de forraje y su conservación para que las vacas den leche todo el año, es un buen ejemplo de ello. 

Coste: 775 €

 

 

Para conseguir que la seguridad alimentaria sea más sólida, así como que se realice un seguimiento de los 2 sectores que están en curso de desarrollo (ganadería y apicultura), es conveniente velar porque la producción sea diversificada, técnicamente posible, económicamente viable, ecológicamente sostenible y socialmente justa.

Y para apoyar este proyecto, es necesario mantener los sueldos del ingeniero agrónomo, del responsable de la producción de la miel y de una mujer que se encargue de coordinar las actividades que permiten que las mujeres encuentren su sitio en el ámbito familiar y local.
Coste: 37.500 €


Esta tierra es la tierra de nuestro Papa Francisco, que nos dice lo siguiente: A imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza. Podemos distinguir tres tipos de miseria: la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual. La miseria material es la que habitualmente llamamos pobreza y toca a cuantos viven en una condición que no es digna de la persona humana: privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad como la comida, el agua, las condiciones higiénicas, el trabajo, la posibilidad de desarrollo y de crecimiento cultural. Frente a esta miseria la Iglesia ofrece su servicio, su “diakonia”, para responder a las necesidades y curar estas heridas que desfiguran el rostro de la humanidad.